jueves, 29 de diciembre de 2016

PARA LOS ADULADORES DE CORRUPTOS

Pablo Escobar igual era político, pero sin duda fue uno de los más sanguinarios delincuentes que cuenta la historia. 

Por sus obtenciones, logró reclutar a miles que a precio, hasta lo idolatraban, saliendo en su defensa cuando se le acusaba de sus nexos con trasiego de droga, enriquecimiento justificado y otros delitos.

Su fortuna aún no se logra cuantificar, pero hasta después de su desaparición física, existen reductos en poblaciones donde era oriundo, y hasta se le rinde honores. 

Y es que la relación de dependencia que surge del poder político y económico, hace incluso que hasta los más cultos sucumban en los alardes de grandezas de esos arquetipos de lo insólito, clase que cada vez más desdibuja las bondades de la política como ciencia, y la sumerge en lagunas arenosas. 

Si la dependencia hasta espiritual proviene de alguien con deficiencia cultural hasta pudiera comprenderse, pero un "un profesionista" donde se supone que puede examinar el universo político lo haga, me hace coincidir en que, árbol torcido, no se endereza.

Mi lucha por el adecentamiento 

Municipal data de más de 6 años, donde igual "comunicadores al servicio de la corrupción", aduladores (as), y gente sin escrúpulos defendían y siguen defendiendo a sus nuevos dioses; políticos usureros de la cosa pública. 

Por lo que agradezco las voces de aliento, entusiasmo y valor, todas en la confianza, que pronto extirparemos de la política criolla, el carcoma que afecta el buen nombre del distrito.


Lic. Miguel Ángel Rodríguez


lunes, 26 de diciembre de 2016

SOCIOPATA O POLÍTICO

Lo catalogo de insensatez, empero los científicos lo definen como un atentado contra la salud, principalmente en perjuicio de grupos sociales expuestos o con cierto grado de fragilidad. 

Adultos mayores enfermos, niños y colaboradores del sector privado y publico; son los más afectados, con los permisos que otorga la Alcaldia del Distrito de Colón, a un sociopata ex miembro de CAMBIO DEMOCRÁTICO,  que pese a reglas socio-culturas, de manera reiterada escandaliza en un sitio donde en antaño existía un ambiente de prudencia, cordura y sobre todo, respeto a La Paz de los vecinos.

El sitio, los multifamiliares al lado del viejo edificio al lado del Municipio de Colón, igual al lado de la sede del cuartel de la Zona Policial en el barrio Sur, distrito de COLÓN, y donde no cabe queja o denuncia por escándalo, pues al llegar los miembros de la Policia, el enfermo social con delirios de grandeza les muestra el permiso firmado tanto por Federico Policani, como por su secretario Aaron Hewitt. 
No se trata de permisos esporádicos por un cumpleaños o celebración por días festivos; si no de una sociopatia grave y progresiva, cuyas consecuencias no se observarán hoy, sino cuando la población colonense rechace a quien fue designado para generar orden, pero accede a promover lo contrario. Lo mismo hacía el sujeto, cuando logró convencer a dirigentes del CAMBIO DEMOCRÁTICO, de autodenominarse líder o sujeto con carisma política, cuando solo es un vivaracho que convence a un par de ilusos (as), que aún no despiertan de la borrachera política en que desde el primer día han inmiscuido a quienes merecemos tener un sueño conciliador.
Hoy recuerdo a Leopoldo Benedeti, dirigente del CD, quien para unos carnavales le dio al amorfo personaje,  una suma sustancial para alquilar un carros cisternas, y cuando pasó a los sitios, había todo menos agua. 
Al igual que otros candidatos a diversos cargos de elección popular por el CAMBIO DEMOCRÁTICO, se le entregaron varias decenas de miles de dólares que se desviaron de las cuentas del estado, para que alcanzara un escaño en el Consejo Municipal, empero venció la sensatez, honestidad y capacidad, puea fue derrotado categóricamente por el actual representante Jairo Salazar Ramírez, político al que me une un compadrazgo, y a quien le coadyuve en el desarrollo de su campaña, y que confieso es, un político diferente.
Pudiera mencionar el nombre de mis vecinos que me transmiten su temor y ansiedad, y a quienes le pedí el voto a favor de Policani, pero prefiero reservarlos; no vaya ser sean objeto de los mismo infundios y agresiones verbales de las que he sido víctima, de cuenta de sujetos del barrio norte, que llegan al sitio a intranquilizar a los vecinos. 
A propósito del reclamo que  justificadamente me hacen a quienes pedí apoyo a favor de Policani; me dicen, mejor hubiéramos votado por Biby Outten, a quien apoyó el sociopata. Pues votamos por quien transformó nuestro entorno, de ser un lugar con "ruidos reservamos", a una "cantina barrial", donde todos los días te tropiezas con extraños, y no existe horario que hagan cesar las incomodidades.
Construyo esta serie de ideas sueltas, pues se avecinara el periodo político, y donde sin duda, usted y yo votaremos por quien haga restablecer el orden y La Paz en el distrito de Colón.
(En desarrollo).