miércoles, 9 de diciembre de 2015

Posibilidades de los Correcaminos en el juvenil 2016


La categoría juvenil es el dictamen o radiografía del esfuerzo de la organización llamada en nuestra pelota nacional "Liga". Es decir, es un seguimiento que nace desde la categoría 9-10, donde los atletas son formados en los fundamentos del juego, carácter; y donde a simple vista se empiezan a observar las cualidades de cada uno de los peloteros. Igual se inicia una colocación en las diferentes posiciones del juego, que en el caso del beisbol son nueve. Así pues quienes mejores brazos tienen, se les empieza a usar como lanzadores, igual los que más corren se les usa de jardineros, y a los de mejores manos en el cuadro interior.
Pudiera decirse entonces que el pelotero nace, y son los técnicos los que deben poseer el buen ojo para ubicarlos en la posición donde tenga mayor rendimiento, y desarrollar sus destrezas innatas.
Lo anterior no quiere decir, que no existan excepciones, como aquel atleta que juega otra disciplina, y un buen día va al cuadro, y un ojo clínico lo capta, recluta para jugar béisbol, y se convierte en una estrella.
Pese a escépticos  que anuncian será una temporada negativa o con resultados desastrosos, apuesto al espíritu de triunfador de su técnico Hipólito ORTIZ, y a quien recomendé cuando fungí como gerente de la Liga Provincial de Colón, y que dicho sea de paso pido mil disculpas por no haber podido culminar un sueño, de volver a reverdecer la senda victoriosa, en que juntos obtuvimos en distintos torneos de primer nivel,  en que incluso fui dirigido por el. Igual apuesto a jovenes atletas de mucha capacidad atlética como lo son: Álvaro Forsythe hijo, Enoc Watts, José Ponce, Michael Bethancourt, Ernest Cooper, Garry Gutiérrez; quienes combinados con una buena defensa y un cuerpo de lanzadores de primer nivel, que el año pasado lanzo por debajo de 4.00, sin duda darán que hablar en el torneo por empezar.
La diferencia con el equipo que nos representó el año pasado, estimo no es tanta. Lo que si debemos tener claro, es que no solo con tener buena defensa y buen cuerpo de lanzadores se ganan partidos; sino arriesgando, jugando a la pelota chica (toque, robo y correr y batear), crear jugadas sino aparecen los batazos; y quieren les diga algo,  Hipolito es ese tipo de director, cuyas ejecutorias de jugador agresivo y ganador además, seguro inyectara a sus pupilos.
Entre los nuevos valores, que seguro aportaran tanto a la ofensiva como a la defensiva, me llama la atención el corpulento Edgar Sánchez, quien juega tanto la primera como la receptoría, y donde su dedicación y esmero, le ha hecho ganar respeto dentro del cuerpo técnico.
El consenso que se mantiene latente en la Fanatica Colonense, es volver a la época de oro del beisbol nacional entre el 79, 82 y 85 en que se lograron obtener títulos nacionales, y que unido a excelentes presentaciones de años posteriores, nos dieron renombre en el
Béisbol Nacional. 
Si habláramos de factores sociales que han incidido en el
buen desempeño, tendríamos que construir otro ensayo; pues los resultados positivos en el fútbol, boxeo, artes marciales, baloncesto, atletismo y otras disciplinas, han lanzado al borde el argumento consistente en los problemas de lucha entre grupos rivales juveniles, imposibilitaba la concreción de planes de masificación del béisbol, y cuyos actores en su mayoría provenían tanto de la antigua zona del canal, como de diferentes calles del barrio sur de la ciudad de Colon, teniendo algunos aportes de Cativa, costa arriba y abajo. Es decir, había aportes de toda la provincia que nos hizo constituirnos en una potencia en esa categoría.
(En construcción)...